NO TODO ESTÁ PERDIDO

Los cantos de sirena de unos y otros anunciando de manera apocalíptica el entierro de la justicia transicional por las objeciones que hizo el presidente Duque a la ley estatutaria parece que no ocurrirá. Corrieron muchos de manera presurosa a cavarle la sepultura, felices por la incertidumbre que esto generaría.

Otros pusieron el grito en el cielo pues el gobierno desandaba el camino que nos llevó a la firma de unos acuerdos y al Nobel de paz al presidente anterior.

Se anticipó choque de trenes insalvable entre las ramas del poder y por ello un enfrentamiento militar entre amigos y enemigos de la solución al conflicto.

Pues bien. Ni lo uno ni lo otro creo que va a suceder. Si el congreso rechaza las objeciones presidenciales el presidente dijo que acataría tal decisión y sancionaría y dejaría en firme la ley estatutaria de la JEP.

Qué bueno. Nos salvamos de volver a la patria boba dónde las pasiones políticas y odios arremetían sin razón sobre lo avanzado. Me atrevo a pensar que estamos muy cerca de demostrar que si hemos madurado como sociedad y que Colombia no es un manicomio donde se divierten los más locos sino una democracia cada vez más sólida.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here